3/8/12

Compañero de viaje



El otro día hablaba con mi amigo James, quien ha tenido que hacer un largo viaje en bus para visitar a su hermana al otro lado de la cordillera. Me contó que había sido un viajo tranquilo y relativamente cómodo gracias a que no había tenido compañero de viaje en el asiento del lado durante las 30 horas de trayecto. Es que un mal compañero de asiento puede ser fatal en un viaje largo, sobre todo tratándose de un desconocido.

A casi todo el mundo le ha tocado viajar con un desconocido en la vida: arriba de la micro, en el metro, en el bus, en un avión, en el tren turístico, etc. Eso no es nada nuevo, pero pocos desconocidos dejan huellas en nuestro viaje, ¿buenas o malas? hay de todo en la viña del señor. Seguro yo he sido una pésima compañera de viaje para un montón de extraños y un montón de extraños han sido...bueno, toda una experiencia de vida para mi.He tenido compañeros de viajes maravillosos, como la señora María Isabel de Coyhaique (su historia en este post ) que hasta me acogió en su casa, y también acompañantes funestos.

En mi último viaje, me fui sentada 7 horas con un hombre que había pasado 30 días sin bañarse, y no es que lo diga yo, el mismo lo confesó!!!, aunque era difícil no notarlo... Debo decir que yo estaba apestada por ese pequeño detalle así que recurrí a toda mi experiencia como escolar para ignorar su insistentes ganas de mantener una conversación: Me hice la dormida, me puse audífonos, me di vuelta hacia la ventana, me tape hasta la nariz con una manta... todo, salvo cambiarme de puesto, cosa que no pude hacer solo porque no había ninguno disponible. No importaron las señales no verbales que mandé, el hombre no dejo de hablarme, así que me rendí... me saque los audífonos y lo escuché.


Venía recién saliendo de una huelga de hambre que duró 30 días cerca de Tocopilla, era dirigente sindical, habia salido en el diario regional por sus gestiones a favor de los trabajadores, fue entrevistado en TV, era íntimo amigo de Pato Laguna, Adriana Barrientos se le había tirado al dulce asi que salio en varios programas de farandula y un director de cine lo habia llamado desde Hollywood (según él, el mismo de Titanic) para inmortalizar su historia en el cine. Tenía recortes de diarios, fotografías y documentos legales del año del níspero en su maletín, que por supuesto me mostró por si yo no creía su historia. No voy a mentir, efectivamente tenia media pagína de diario con su foto y la noticia de la huelga de hambre... hace 3 años atrás, pero rastros de la supuesta llamada de James Cameron... al menos yo no ví. 


Aquel personaje fue fastidoso, pero no pasé sustos como con otra compañera de viaje. Era una señora de mediana de edad y viajabamos de Santiago a Coquimbo de noche. Estaba muy nerviosa porque después de mucho tiempo, según me contó, volvía a su casa, vería a su único hijo y conocería a su nieto. Me dijo que el matrimonio de su primogénito había desencadenado una profunda depresión en ella, esta de más decir que su nuera no le gustaba nada y el niño se había casado taaaaaaaaan jooooooven a sus 24 años. En fin, la cosa se había puesto peor cuando el niño había encontrado trabajo en Antofagasta y obviamente él había optado por quedarse a vivir ahí junto a su nueva esposa. Entonces ella decidió que debia meter la cabeza al horno y dar el gas... si, asi fue, pero la encontraron a tiempo. Siguió con varios cortes de muñeca (que me mostró), intoxicación por sobredosis de calmantes... 4 veces y un dudoso accidente de transito. Por eso la habían traído a Santiago para internarla en el hospital siquiátrico y despuás de 3 años le dieron el alta... pero ya estaba bien, se tomo 2 pastillas y se quedo dormida a las 10 minutos.

Yo no tengo nada contra los desordenes mentales, ¿Quien no ha tenido uno?... pero los muy desubicados azafatos del bus, pusieron una de las películas de Hannibal Lecter para ir a dormir... no dormí nada durante todo el viaje... porque sí, tengo una mente propensa a fantasear con novelas, y no se ustedes, pero estos azafatos de bus no tienen tino para elegir películas. En las cuestas ponen películas como Máxima Velocidad, con 30° de calor ponen Vulcano, en los viajes largos ponen The Way (la del papa y el hijo que recorren un laaaaaargo camino escondiéndose de los zombies canivales?) y en la noche, obvio!, de terror. Estos azafatos.... bueno, auxiliares de viaje están como para una entrada aparte.

Como dije al principio también he tenido compañeros de viajes, gente entretenida, amable, generosa... en fin, el viajar con extraños me devolvió la esperanza en la humanidad señores. Claro esas historias son  muy valiosas, pero menos chistosas jajajaja obviamente viven en mi mente y espero cualquier oportunidad para retribuir la generosidad que tantos desconocidos tuvieron conmigo, pero a otros desconocidos porque es como en las películas y novelas, la generosidad es contagiosa creo yo.

2 comentarios:

  1. ayy que terrible cuando te tocan esas personas insoportables en tus viajes, y sin son largos peor!!! Aunque por suerte la mayoría son neutrales y directamente ni te charlan, o solamente decis "permiso" "perdon" o "gracias", nada mas alla de eso. Yo viajo seguido a visitar a mi abuela y la verdad que en 25 años de viaje debo recordar solo dos o tres buenos compañeros de viaje, y ninguno particularmente fastidioso. Asi que esta bueno. Aunque eso es, porque casi siempre viajo con alguien de mi familia a la par mia... la cosa es cuando viajas sola.
    Besos grandes niña!!!!

    ResponderEliminar
  2. Para mi lejos lo peor es alguien con mal olor!!! creo que soy especialmente sensible a los olores por lo que alguien que huela feo, o que se haya hechado el frasco de perfume encima es fatal...me da nauseas, dolor de cabeza...mal Ù_U
    Que hablen mucho igual es molesto pero creo q mi mirada de pocos amigos les da a entender que prefiero viajar en silencio...
    y buenos compañeros de viaje....no recuerdo XD

    ResponderEliminar